página principal de actos de amor

¿COMO ESTAS MI AMOR?

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica
Madrid

Ese mediodía soleado volvía de charlar con un amigo.
Sus problemas económicos y financieros ocasionados por
la situación de la Bolsa amargaban su vida y sus
negocios.  Y en el mismo centro de Buenos Aires, en el
barrio de San Telmo, en la esquina de Belgrano y Perú,
un hombre ciego se movía nerviosamente, con rostro
preocupado, ansioso.  Me acerqué y le pregunté:

-¿Qué necesita?
-Espero a una chica y no llega -respondió.
-En esta esquina no hay ninguna mujer esperando -le
tranquilicé.
-Por favor, ¿me puede ayudar?...Ella vendrá en el
autobús 86. Seguramente llegará en el próximo
vehículo. ¿La puede esperar? Observé que se acercaba
un autobús y lo animé contestándole que me ocuparía de
averiguar si venía la joven.
Al acercarme unos metros a la parada otra mujer,
ciega, comenzó a pedir a viva voz que la ayudasen a
subir al autobús 86.  La tomé del brazo para acercarla
al autobús, que ya estaba parando, mientras le
preguntaba:
-¿Espera a un amigo?
-No sólo al 86 -me respondió.
Mientras le ayudaba a subir al autobús observé que por
la puerta delantera intentaba descender otra mujer
ciega.  La ayudé a bajar y le pregunté:
-¿Espera a un muchacho?
-Sí, en esta esquina, tengo una cita -me respondió
inquieta.
-Quédese tranquila, está aquí... la acercaré -le dije,
mientras pensaba en este mediodía de ciegos que me
había deparado el destino.
Cuando la mujer llegó hasta su esperado amigo,
extendió la mano y tomó su brazo. Sus rostros se
iluminaron con una alegría interna, expansiva,
indescriptible, y le dijo, desde su alma agradecida:
-¿Cómo estás, mi amor?
Y con esa falta de pudor propia de los ciegos se
abrazaron con pasión sagrada, mientras me alejaba
conmovido pensando en la opulencia que da el amor y la
pobreza de los que sufren por los millones que los
poseen a ellos.

En el centro de Buenos Aires, superpoblado de rostros
tensos, una pareja sin mirada en los ojos impregnó mi
vista, como si me dijesen:
"No se puede andar una sola calle sin amor". 
 
esta historia la envió Geles