LA DIFERENCIA

Me levanté temprano una mañana y me apresuré a comenzar el día.

Tenía tanto que realizar que no tuve tiempo para orar.

Los problemas me cayeron encima y la carga se hizo pesada .

¿Por qué no me ayudas Dios? Pensé y Él me dijo: Pero tú no lo pediste.

Deseaba ver la belleza y alegría, mas el día se tornó oscuro y frío.

Pensé, por qué Dios no me mostró lo que yo esperaba.

Él me contestó: Porque tú no me buscaste.

Traté de llegar ante la presencia de Dios.

Y probé todas mis llaves en la cerradura.

Dios, gentil y suavemente exclamó: ¿Por qué no tocaste a la puerta?

Me desperté temprano esta mañana y me detuve antes de comenzar el día.

Tenía tanto que realizar, que tuve que sacar tiempo para orar.

 

Extraído  de Capellanía.

 

lo envió María del Carmen

 

 

ESOTERISMO

CERRO URITORCO

OVNIS

CADENA DE SANACIÓN

GRANDES MAESTROS

CASOS EXTRAÑOS

ONDA POSITIVA

ORACIONES

PREDICCIONES

FORO ACTOS DE AMOR

ACTOS DE AMOR

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES

TUS ARTÍCULOS

NOTICIAS

HORÓSCOPO

CUENTOS

WEB DE AMIGOS

MISCELÁNEA

GNOSIS

TRADUCTOR

DIARIO DESPERTAR

MILAGROS

MENSAJE EN LA BOTELLA

REMEDIOS NATURALES

METAFíSICA MADRID

RELAJACIÓN

PÁGINA PRINCIPAL

NOVEDADES