página principal de actos de amor

La confianza de Dios

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos
Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica

 

Después de una época sombría,
empecé a respirar espiritualmente con normalidad
 al descubrir este texto
De Teilhard de Chardin:

      “No te inquietes por las dificultades de la vida,

por sus altibajos,  por sus decepciones,

por su porvenir más o menos sombrío…

¡Quiere… lo que Dios quiere para ti!
Ofrécele,
en medio de inquietudes y dificultades,
el sacrificio de tu alma sencilla que,
 pese a todo,
 acepta los designios de su Providencia…
Poco importa
que te consideres un frustrado,
si Dios te considera plenamente realizado
 a su gusto…
Su Plan Divino para Ti, es perfecto…
Despreocúpate, confiando ciegamente
en ese Dios que te quiere para Sí,
 y que está en ti  aunque jamás lo veas.
Piensa que estás en sus manos,
tanto más firmemente agarrado,
cuanto más decaído y triste
 te encuentres.

 

¡Vive feliz!
¡Te lo suplico
Que nada sea capaz de quitarte tu paz,
ni la fatiga psíquica, ni tus fallas morales... 
Conserva siempre sobre tu rostro,
 una dulce sonrisa, reflejo de la que
el Señor continuamente
te dirige.
Y en el fondo de tu alma,
coloca, antes que nada,
como fuente de energía
y criterio de verdad,
 todo aquello que te llene
 de la Paz de Dios.

 

Recuerda:
Cuanto te reprime o inquieta es FALSO y desaparecerá...
Es PASAJERO…
Te lo aseguro en nombre de las Leyes de la Vida
 y de las Promesas de Dios.
Por eso,
cuando te sientas
apesadumbrado y triste …
¡ Sólo Adora y Confía !
 
Dios nos pone pruebas,
 éstas son para purificarnos
y probarnos a nosotros mismos
de todo lo que somos capaces…
como Hijos Benditos de Dios.
¡Así que amemos lo que Dios ha querido hoy para nosotros!
De Teilhard de Chardin: