EL EJERCICIO FÍSICO PREVIENE EL CÁNCER DE MAMA 

Múltiples estudios han demostrado que la práctica de ejercicio físico, ya sea de forma moderada o intensa, resulta muy beneficiosa para la salud. A esta lista de investigaciones se añaden esta semana otras tres, publicadas en The Journal of the American Medical Association, Stroke y American Journal of Respiratory Critical Care Medicine, que muestran los efectos rehabilitadores en cáncer de mama. ictus y disfunción pulmonar.

Un estudio que se realizó en el Centro  de Investigación de Oncología de Seattle en Estados Unidos, señala que aumentar la actividad física recreativa puede reducir la incidencia de cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas.

Después de estudiar a un grupo de 74.000 mujeres, se dieron cuenta que el grupo que había practicado 1,25 a 2,5 horas a la semana disminuían el riesgo en casi un 18 por ciento.