página principal de actos de amor

El Sapo: Nuestra "Historia de Navidad"

Por Marcelo Perazolo, Abogado Cordobés y Argentino.

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica
Madrid

Desde hace algunos años -y a medida que envejezco- voy consolidando
mi sensación de que venimos al mundo para cumplir un propósito.

No se asuste... después de los 40 todos nos ponemos un poco "místicos"
a medida que la arena en el reloj de nuestra vida empieza a ser más
escasa "del lado de arriba"  :-)

Tengo que agradecer a un amigo -Luis Crespo, un asociado en Texas-
que hace MUCHOS años -cuando todavía tenía mucha arena del lado de
arriba- me dio una bonita lección.

Estábamos tomando café en un bar y se acercó una señora a pedir unas
monedas. Para esa época esto era más bien un engorro y una interrupción
para mi, no solía prestar mucha atención a estos pedidos.

Sin embargo Luis, interrumpió la charla, sacó su billetera, tomó unas
monedas, se las entregó a la señora y le dijo: "Gracias".

Sorprendido le pregunté:

- Por qué le das tú las gracias ?, si le diste una ayuda... era ELLA
  la que tenía que darte las gracias a ti !!

- No. Ella me da la oportunidad de dar una ayuda sin que tenga que
  salir a buscarla. El que tiene que darle las gracias soy yo.

????

Ante mi sorpresa Luis me comentó que la tradición viene del medioevo
y que, ante quienes pedían ayuda, se abría la posibilidad de anotar
una "buena obra en el libro del cielo", por lo que, el beneficiario
de la anotación -el que daba- era el que agradecía.

Me gustó tanto la historia que, desde ese momento SIEMPRE di cuando
me piden y SIEMPRE digo "GRACIAS" (para sorpresa de los que me piden
y que seguramente no tienen acceso a Internet como para leer esta
historia y enterarse a qué se debe).

Es más -y perdonen esta breve digresión pero creo que para muchos
puede ser educativa y los ayudará a mejorar sus "anotaciones en el
libro"-.
 
Hace algunos años descubrí que cometía un error de distraído. SIEMPRE
le daba a quienes me pedían (gracias), pero en general NO les compraba
a los que vendían pequeñas menudencias (las famosas pastillas,
encendedores, hilos, etc.)

Comprendí que cometía un error... al final estaba dando a quienes
SOLO pedían y poco hacía por recompensar a aquellos que por dignidad,
verguenza o deseo de superación, no se limitaban a PEDIR, sino que
trataban de vender algo.

Desde allí, compro las cosas más insólitas (y compro el DOBLE para
recompensar el esfuerzo que hace esa persona que no se limita sólo
a "pedir").

No me he empobrecido por hacer eso y creo haber dejado a mucha gente
contenta (gracias).

Siempre en las "épocas navideñas" es de estilo desacelerar un poco
con las obligaciones laborales y los problemas cotidianos y dedicarle
unos minutos a los temas familiares y espirituales.

Creo que mi historia del sapo le va a gustar -y ni se imagina dónde
vamos a terminar con esto-.

Y conste -esto tengo que aclararlo-, que no lo hago por ponerme
brillantitos en la cabeza. La caridad se hace en silencio y no se
proclama a los cuatro vientos.

Pero, mi historia del sapo -por lo que he visto- mueve fuerzas
poderosas a favor de los que las necesitan y creo que tengo que
difundirla.

Estaba hace un mes atrás aproximadamente, almorzando en un restaurante
de las Sierras de Córdoba .

Estábamos sentados al lado de una ventana y, hacia abajo, se veía
una enorme pileta de natación (alberca), que ahora que reviso el
sitio web veo que está en una foto.
La vista que tenía era EXACTAMENTE esta (seguramente la foto está
tomada desde el restaurante):

       
http://www.el-buho.com.ar/Hotel/22.jpg

A diferencia de la foto, en que la pileta sale limpia y bonita, para
la época de mi cuento estaba aún sin preparar y sólo tenía agua verde.

En la pileta nadaba un sapo.

De repente, mi acompañante dice:

- Pobre sapo !!, pensar que se va a morir !!

- Por qué ?? -pregunté con sorpresa ya que no veía ningún motivo
  visible para que el pobre sapo se muriese-

- No ves que no tiene cómo salir de la pileta ?, va a nadar y nadar
  hasta que se agote y allí morirá ahogado. Quizás tarde horas, pero
  se va a morir.

Desde ese momento mi vida se paralizó !

Estaba viendo -desde lo alto- un pobre sapo nadar, SABIENDO yo que se
iba a morir y el pobre sapo lo ignoraba y se esforzaba de un extremo
a otro de la enorme alberca tratando de buscar una salida.

- Y Usted podrá decir... qué importa un sapo más o menos en el mundo ?

Tiene razón. Lo que pasa es que ignora otra parte importante de mi
vida que explica el terrible impacto que la escena del sapo nadando
hacia su muerte (sin saberlo) tenía sobre mi espíritu.

En mi adolescencia en el colegio al que asistía, teníamos clases de
religión y a cargo de las mismas estaba un sacerdote jesuita de un
nivel impresionante (el Padre Sojo, que había sido Decano en una
Universidad de Ecuador si mal no recuerdo).

Sojo era un "cuadrazo" de esos que tienen los jesuitas y era capaz
de explicarnos los temas más complejos de un modo maravillosamente
simple.

La UNICA clase que recuerdo es una donde hablamos del "libre albedrío".

- Cómo puede ser que Dios conozca el futuro si nosotros tenemos
  "libre albedrío" ?, no es eso una contradicción ?
  O Dios NO PUEDE conocer el futuro (y no es omnipotente) o bien NO
  TENEMOS "libre albedrío" y nuestro destino está escrito y por eso
  Dios lo conoce.

  Ehhh ???

Y Sojo usó una imagen para explicarnos el tema. Nos dijo:

- Imaginen por un instante que están en una montaña y al frente de
  Ustedes hay otra. En esa montaña del frente hay un sinuoso camino
  por el que transitan vehículos y, en este instante, dos vehículos
  en direcciones opuestas se acercan velozmente a una cerrada curva.
  Entre ellos NO PUEDEN VERSE, pero Ustedes SI los ven a ambos.
  Ellos TIENEN libre albedrío (podrían frenar, darse vuelta, tirarse
  por el barranco, lo que ellos quieran)... pero, en este momento en
  particular los que ven el panorama y SABEN lo que va a ocurrir son
  Ustedes que tienen una visión más amplia.

  Dios, en un sentido mucho más profundo y misterioso nos ve a la
  distancia y conoce el futuro de nuestras decisiones... aunque
  SIEMPRE está en nosotros la posibilidad de cambiarlas.

  El conoce nuestro futuro porque ve toda la realidad simultáneamente
  y su perspectiva es más amplia.


- Y allí estaba yo -desde la altura- viendo un sapo nadar desesperado
  buscando una salida SIN SABER que NO HABIA NINGUNA !!, sin saber
  que iba a MORIR (aunque yo SI lo sabía).

          SOJO -SJ- (qepd) entendí tu ejemplo viviéndolo !!!


No pude más. Llamé al mozo.

- Señor... necesito ayuda...

- Si, qué desea ?

- Quiero contratar a alguien para que salve un sapo que nada en la
  pileta... a quién puedo contratar ?

- EEhhh ??? (cara de mozo atendiendo un cliente loco)... pues... no
  sé, tal vez le podemos pedir al jardinero que lo haga.

- Fantástico (dije aliviado), dígale al jardinero que le pago $ 20
  si saca YA al pobre sapo que está en la pileta !!

Partió el mozo con cara de "what?" en su rostro.

Pasaron los minutos... miraba desesperado por la ventana esperando al
salvador jardinero que rescatase a mi sapo y nada ocurría... más y
más tiempo... más y más brazadas del pobre sapo que, o bien era un
sapo muy vivillo y ahorraba sus energías o bien ya estaba exhausto y
estaba abandonando la batalla (que era lo que yo, ya desesperado
pensaba).

A cada minuto ese sapo podía ahogarse y el maldito jardinero no
aparecía !!

Advierto que el mozo está en el salón y lo llamo nuevamente.

- Y ?, qué pasó con el jardinero ?

- Mire... (cara de mozo hablando con un cliente loco)... le dije.
  Pero el jardinero piensa que es una broma o algo parecido.


Al borde de la angustia total tomé mi billetera, saqué el billete de
$ 20, otro más de $ 5 y se los di al mozo.

- Joven, aquí tiene los $ 20 del jardinero y agrego $ 5 para Usted
  por atenderme este favor... vaya URGENTE a decirle que NO se trata
  de una broma.

(El dinero era más efectivo que explicarle la historia del "libre
 albedrío" del Padre Sojo en ese instante).

Vuelta a partir del mozo con más cara de "what?" que antes.

Los minutos pasaban interminables, hacía rato que nadie comía en
mi mesa viendo mi angustia. Cuando ya me levantaba dispuesto a
tirarme a esa sucia pileta si era necesario para salvar al maldito
sapo que estaba carcomiendo mi existencia y cuya muerte me seguiría
por el resto de la eternidad, veo aparecer al famoso jardinero que,
con su aparato de sacar hojas, salió en persecusión del sapo.

Un intento, dos, tres... y SAPO AFUERA !!!!

Dios mío !!!, lo que sentí en ese instante !!

Había salvado al maldito sapo místico !!!

Es posible que el pobre sapo haya pensado para sus adentros: "Quién
será el idiota que me saca del agua !!??", es posible que ni bien
me fui del restaurante el sapo volvió a tirarse al agua (y ya no
habría ningún idiota que pagase $ 25 por él), tal vez el sapo
rescatado de su destino de muerte, ahora de principio a una secuencia
de eventos que lleven a la destrucción del mundo que conocemos -y
todos me insultarán dentro de algunos años al enterarse que el
"idiota que salvó al sapo" fui yo-.

- No lo sé... pero ese sapo se salvó !!

Ese sapo nunca supo en "su" realidad y desde su perspectiva, que un
tipo misterioso que lo veía desde la altura, podía conocer su destino
-rumbo a la muerte- aunque en su libre albedrío ese sapo podía seguir
nadando todo lo que quisiese.

Los amigos que conocen esta anécdota están buscando sapos para
extorsionarme que les pague $ 25 por sapo o los ahogan !!  :-)

Pero, qué quieren que les diga... fue lo más cercano que tuve en mi
vida a una experiencia mística. Sentí que había puesto en orden a
todo el Universo.

- Y qué tiene que ver esto con la Navidad ?

Buena pregunta... ahora vamos a eso.

Termino de vivir esta experiencia (en serio que fue muy poderosa y
movilizadora para mi) cuando llego a mi casa y decido ponerme a
trabajar un poco.

En uno de los foros en que participo para distenderme un rato, veo
una nota sobre una chiquilla colombiana que escribió una emotiva
carta al Gerente de la Empresa de Energía Eléctrica de su ciudad.

Ella es de Medellín, su familia es pobre y con graves problemas.

El padre -terrible personaje- los ha abandonado, su madre a duras
penas consigue alimentar a sus hijos con venta ambulante y, por
falta de dinero les habían cortado la electricidad.

Ella le ofrecía al "Señor Gerente" todo el dinero que había ganado
vendiendo dulces en su escuela para que "pudiesen tener luz en la
Navidad".

La carta es muy emotiva, lo invito a que la lea (porque de paso es
nuestra "historia de Navidad"). Tenga cuidado porque, dada su
extensión, seguramente el link estará "cortado" y tendrá que
"pegarlo" antes de poder usarlo. Es una nota del Diario "El Tiempo"
de Medellín:

http://eltiempo.terra.com.co/naci/mede/2005-11-03/

ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2593903.html


Esta pobre y tierna niñita, que se llama Daniela Andrea Cadavid, de
11 años, hizo algo increíble... por su cuenta pretendía darle la
sorpresa a su familia de que tendrían la Navidad con luz.

Por si el link no le funciona, le voy a copiar una parte de la carta
de Daniela. Le aclaro que el dinero colombiano tiene una cotización
de 2.200 pesos el dólar. Cuando se habla de los $ 5.000 que Daniela
ha ganado vendiendo confites en la Escuela se refiere a U$S 2
aproximadamente (lo que Usted gasta en un café que toma en el bar).

Dice Danielita en su carta:

- "El año pasado fue muy orrible (sic) pues no tubimos luz porque mi
   papá es un borracho y drogadicto y mi mamá lo echo de la casa y
   ella no gana casi con que pagar los servicios pero es que ella no
   nos deja prender velas porque un día se quemo la toballa y un
   trapito que adornaba el baño. Cuando se llega la noche nos tenemos
   que acostar antes de que se oscuresca.

  "Mi mamá se fue un día para el centro a vender ebillas (sic) y
   chulos pero espacio publico le quito todas las cosas ella llego
   con una malacara y aburrida. Ahora esta puliendo ropa en unas
   confeciones que quedan por aca. Y a veces se gana 35.000 o 40.000
   semanal. Yo como en el Restaurante y cuando la Hermana no se hace
   en la puerta yo recojo lo que dejan mis compañeritas para traerle
   a mis hermanitos porque a veces Sara no come nada. A Daniel una
   señora le da tostadas o galletas.

  "Doctor yo estoy vendiendo confites en mi escuela, ya tengo $5.000
   ahorrados para comprarle un regalito de navidad a mis hermanitos
   porque el año pasado no les trajo nada.

  "Doctor, a ver si usted nos pone la luz para el 24 de diciembre que
   es navidad y el 31 de diciembre.

  "Yo le puedo pagar porai 10.000. Yo no quiero volver a pasar una
   navidad sin luz aunque no teniamos nada que comer ni estrenar.
   Pero yo tengo una istalacion de ubitas y no la pude poner.

  "Por favor yo se que usted es el que manda. Yo voy recogiendo plata
   para poder pagarle.


(*) "instalación de uvitas" se refiere sin duda a las lucecitas que
    adornan el árbol navideño.


Y yo acababa de pagar $ 25 por un sapo !!!

Tengo que confesarle que lloro fácil últimamente, pero me juré
lagrimeando que Daniela NO iba a pasar su Navidad sin luz o sin
juguetes.

Si puedo ocuparme de un sapo en una alberca, bien puedo ocuparme de
una niñita que vive a 4.000 kms de mi casa pero que "me toca" en el
alma gracias a una carta que todos podemos conocer hoy gracias a
Internet.

Además... si no puedo ocuparme de algo TAN IMPORTANTE como asegurarme
que Daniela pase una Navidad feliz... de QUE OTRA COSA voy a
ocuparme ?. Tengo demasiados dones recibidos como para no atender
estos temas.

Y allí empezó el baile.

Lo primero que hice fue dirigirme al Foro de Inversores (hay más de
40 colombianos en el Programa de Formación de Inversores) a preguntar
quién era de Medellín. Alli apareció Juan Diego García Henao -uno de
los participantes- que gentilmente se comprometió a ayudarnos en el
trámite.

Lo segundo fue comentarles al resto QUE estaba ocurriendo y
planificar lo que podíamos hacer.

Establecimos entre varios un plan de tres etapas:

1) Navidad Feliz.
2) Luz, Comida y Colegio.
3) Autoayuda para la Madre.

Lo primero y más inmediato era asegurase que Daniela -y sus hermanitos
y su sufrida madre- TUVIESEN UNA ALEGRIA esta Navidad.

Nada de fideos o papas... juguetes y dulces hasta que se empachen.
Y por supuesto que esas "uvitas" van a brillar hasta que se quemen !!

Lo segundo es asegurar el pago de unos meses de su electricidad (tema
que por lo que se, ya se encargaron de cubrir los propios empleados
de la Compañía Eléctrica cuando se enteraron del caso), atender la
provisión de su despensa más inmediata (ya sin dulces, esta vez con
"comida de verdad") y ver si necesita algo -ella o sus hermanos- para
continuar sus estudios.

Y, ya más tranquilos, analizar con la madre qué tipo de elemento o
herramienta podemos brindarle para que mejore su capacidad de ganar
dinero.

No pretendemos hacerlas ricas. No vamos a resolver su vida. Sólo
vamos a poner nuestro esfuerzo para que "salgan del agua" y no se
ahoguen.

Su capacidad de superación y su empuje -que al menos a Daniela le
sobra y seguramente a su madre también- harán el resto.

De más está decir que a medida que se enteraban los participantes de
los 30 países que participan en el Programa (ya vamos por 550
participantes), empezaron a llover ofertas de todos lados.

Será una logística compleja canalizarlas (son aportes de España,
México, EE.UU., Argentina y varios más), pero ya nos ocuparemos
de eso.

El PRIMER NIVEL DE RESPONSABILIDAD en esta tarea la tienen los
propios participantes de Colombia. Daniela es de "ellos". Tienen que
demostrar el MISMO EMPUJE y CAPACIDAD que tiene Daniela para pedir
ayuda, pero en este caso para ayudarla.

Ya le contaré en qué termina este tema y quizás, hasta le pida que
ayude a que, de todas las "Danielas" que hay en el Universo, al menos
nos ocupemos que UNA DE ELLAS se salve. Que no se ahogue chocando
contra las paredes mohosas de la alberca que a ella le tocó vivir.
Que "alguien" que puede conocer su historia (Usted ahora), también
pueda hacer algo.

Y mi moraleja navideña es la siguiente:

- Si no se va a ocupar de la Daniela "colombiana", salga urgente a
  buscar una "Daniela" a la cual cambiarle la vida en su ciudad, su
  barrio o su país.

No se atiborre de sidras, champagnes, cavas, pavos, cerdos, pollos
y asados (sin olvidar los turrones, garrapiñadas y demás enseres
navideños).

Gaste unos euros, dólares o pesos menos en sus "goces terrenales"
(que de poco le van a servir cuando la arena del reloj de su vida
termine de pasar por completo) y ANOTESE un "gracias" en el libro de
la vida.

- Busque su Daniela. Hay muchas "allá afuera".

Y, si le sirve la referencia, recientemente Daniela recibió el
"Premio Portafolio" en una edición especial.

Este es un premio que se otorga en Colombia a los emprendedores, pero
decidieron crear una categoría especial para premiar a Daniela.

Si quiere ver una FOTO de ella y conocer más datos de su familia y
sus hermanitos, esta es la nota de la entrega del premio:

http://www.portafolio.com.co/hist_imp/porta_secc/espe/

2005-12-09/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_PORTA-2646481.html

- NOTA: El link puede que aparezca "cortado", péguelo antes de usar
  si está roto.


Uyyyy !!!... qué largo me salió esto !!

Pero, valía la pena. Daniela (y los sapos) se lo merecen.

Si es COLOMBIANO no mire para otro lado, esta niñita es SU
responsabilidad. Que no tengan que ocuparse de ella desde otros
países... en todos lados tenemos "Danielas" también
.

Gaste unos centavos MENOS en sus fiestas y ayúdela a entender que,
misteriosamente, Dios actúa a través SUYO.

Y diga GRACIAS cuando entregue su aporte... Daniela le ahorró el
esfuerzo de salir a buscar un caso meritorio para que le anoten una
marca en "su libro en el cielo".

Para el resto de los suscriptores que no son de Colombia, si quiere
sumarse luego en la ayuda de más largo plazo para Daniela, ya daremos
más datos... pero por lo pronto que esta Navidad su principal
actividad NO SEA atiborrarse de comida superflua... salve un sapo
al menos.

Gracias a Luis Crespo, el Padre Sojo SJ, al sapo anónimo, a Patricia,
a Danielita, a Juan Diego, al Alvaro (que hará la transferencia) y a
todos los que participaron en esta nota.

Y gracias a Usted porque estoy convencido que este año SI va a hacer
algo valioso buscando "su sapo".

Feliz Navidad.