página principal de actos de amor

Encuentros milagrosos

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica

Intentaré traspasar aquellos momentos especiales vividos en el período que mi hermano de jóvenes 44 años padecía de un tumor cerebral canceroso maligno; glioma dijeron los especialistas y fue entonces que para mí el mundo y mi interior se transformaron. Mi hermano es, y digo ES porque aún cuando partió en celebración de Corpus Christi del 2006 sigue en cada momento junto a mi corazón, es parte de cada latido de mi ser y vivirá en mí hasta mi último suspiro.
Casi un año entre clínicas, operación, terapias y un dolor que partía más que el corazón toda el alma y quiebra en momentos la fé aún cuando rogabamos sin cesar por un milagro.........oh DIOS, ¿donde se fue tu amor? preguntaba y no sentía respuesta.......supliqué mil veces sin embargo aquella dolencias continuaba su curso inmutable a todo aquello que como familia vivíamos.
Fue entonces que una mañana decidí ir acompañada de mi sobrina Daniela hasta el Iglesia de San Francisco donde cada jueves acuden muchos fieles buscando aquel cobijo incomparable, aquel abrazo cálido y tierno, aquél sentimiento de amor que solo el PADRE nos puede brindar. Ingresamos suavemente para no interrumpir la comunicación espiritual de la única persona que a esa hora visita la Iglesia, y luego de orar frente al Amado Jesús de la Misericordia dirigimos nuestro pasos hacia Santa Teresa de Los Andes en quien mi tierno y dulce hermano tenía mucha fé......y allí mi llanto no pude contener y mientras lloraba en silencio en ese apartado lugar fue entonces que una voz de un joven con cierta deficiencia mental dijo "la tía tiene pena, la tía está llorando", sin embargo esta voz provenía desde el sector donde yo daba la espalda por tanto aquella persona no me veía de frente. Entonces mientras Daniela me tomaba la mano ese joven se acerca dulcemente y se recuesta en mi hombro diciendo "ya no llore, todo va a pasar". Imposible olvidar aquellos ojos que mostraban inteligencia a pesar de la evidente discapacidad,su rostro con una sonrisa tranquila, su pelo sobre los hombros y una barba con algunas canas; vestía jeans limpios y una casaca verde musgo, era alto y no traspasaba los 28 años.
Le dije disculpara mis lágrimas y tan solo sonrió para luego acompañarnos hasta la imagen de Nuestra Señora de Fátima donde se ofreció a recoger agua bendita y entregarla a Daniela . Entonces le dimos las gracias y él volteo muy rápido traspasando el umbral de la puerta que anexa el pequeño patio con la Parroquia saliendo nosotras tan solo 4 pasos detrás. Pero quedamos muy sorprendidas cuando desapareció al doblar la puerta..........lo buscamos de inmediato, retornamos donde Santa Teresita, salimos a la calle y nada...fue como si traspasara hacia otra dimensión en segundos entonces mi pequeña sobrina me dice "tía, era un ángel".........y fue entonces que mi corazón recibió esa maravillosa voz interna que me decía que no estaba sola, que desde el cielo me escuchaban y que ese misterioso visitante estaba allí lleno de amor para nosotros.
Esta ha sido una experiencia que no olvidaré pues recibí respuesta a mi llamada y encontré la luz que cada día guía mi creciento interior.
Cecilia