página principal de actos de amor

GIBRÁN JALIL

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica

Fue un ilustre Poeta libanés, filósofo y artista, nació en 1883 y Murió en 1931.

Su fama y su influencia se esparce por todo el mundo.

Sus reflexiones y su poesía se han traducido a más de veinte idiomas, y sus dibujos y pinturas se han expuesto en grandes capitales del mundo.

Se dice que en cierta ocasión, una mujer que llevaba un niño en sus brazos le dijo: "Maestro, háblanos de los hijos" y él respondió:

"Sus hijos no son sus hijos. Son los hijos y las hijas de los  anhelos que la vida tiene de si misma"

Vienen a través de ustedes, mas no de ustedes y aunque vivan con ustedes, no les pertenecen.

Pueden darles su amor, mas no  sus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Pueden  albergar sus cuerpos, mas no sus almas, porque sus almas moran en la casa del mañana, que ni aun en sueños les será dado visitar.

pueden esforzarse por ser como ellos, mas no intenten hacerlos como ustedes, porque la vida no marcha hacia atrás, ni se detiene en el ayer.

Ustedes son el arco por medio del cual sus hijos son disparados  como flechas vivas.

El arquero ve el blanco sobre el camino del infinito, y las dobla con toda su fuerza a fin de que sus flechas vayan veloces y lejos.

Que el hecho de estar en manos del arquero sea para su dicha, por que asi como Él ama la flecha que dispara, ama también el arco que permanece  firme; "

por eso ustedes tuvieron la oportunidad de  vivir su vida  y la libertad de amar y hacer  su vida.

Dejen que sus hijos vuelen solos del nido cuando llegue la hora y no les reclamen para que vuelvan.

Ellos los querrán por siempre y tendrán  también su nido, del cual algún día, ellos solos quedarán, pero fue su nido y su  vida,

déjenlos libres,

ámenlos con libertad, no apaguen el fuego de su hogar, vivan y dejen  vivir, así ellos siempre los querrán.