página principal de actos de amor

LA FELICIDAD ES LO QUE SIEMPRE SOMOS

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos
Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica

 

Feliz año amigos del alma

Muchos dicen que es heroico haber concluido vivos el 2009 y deseen que algo mejor suceda en este año que se inicia. Esa es una letanía que venimos escuchando año tras año, la misma excusa para que la mente quede prisionera de recuerdos negativos del pasado y de esperanzas trasladadas a un futuro siempre irreal. ¿Qué deseos esperamos, si en verdad nunca hay límite a los deseos? Mientras la mente saltarina, dolida y anhelante lleve las riendas, no puede haber paz y dicha. Siempre recuerdos que vuelven y miedos que se presentan. Siempre hay añoranzas nostálgicas  y deseos probables pero no ciertos. Así seguimos en un columpio, oscilante, previsible y finalmente sufrido.

¿Por qué no logramos detener ese péndulo en el único instante en que se puede modificar una vida reiterada, automática e insatisfactoria? Ese instante único, perfecto en la eternidad es ahora. Ya mismo. Sin más gastos de energía, tiempos mentales y lucubraciones, ilusorias, sobre lo que deberíamos o no hacer en la telenovela diaria para mejorar en nuestra vida. Este, amigos divinos, es el momento que siempre estuvimos esperando, aunque la mente se rebele para salir de la ignorancia.

Sólo se trata de eso, entender que hemos llevado una vida de ignorancia, y que esa ignorancia se puede ir yendo ya mismo como arena entre los dedos.

Cuando nos identificamos con el cuerpo que tenemos y con el rol que ocupamos en el mundo, lo que a su vez se divide en los distintos personajes que interpretamos a diario, y creemos absolutamente que esa es nuestra vida, y la vida de los otros, entramos en plena práctica de la ignorancia, y vivimos vida tras vida sin poder salir de ella, creyendo que nacemos y morimos, deseamos y logramos, acumulamos y perdemos, amamos y destruimos, y de eso se trató nuestro paso por el planeta. Como esos roles que creemos son verdaderos, el padre,  el hijo, el marido, la esposa, el hermano, el jefe, el empleado, el pobre, el rico, el amante, el solitario, el poderoso, el atractivo, el depresivo, el sano, el moribundo, el lindo y el feo, a su vez dependen para su existencia de la mirada del mundo, del gusto y la opinión de los otros, que a su vez sobreviven desesperadamente negociando su propia ilusión de que son reales, ¿cómo puede haber un instante de realidad entre marionetas a la deriva que no se dan cuenta de los hilos con que son manejadas y creen tener vida propia?

Si un padre para ser feliz depende de su hijo, de su esposa, de las relaciones con el resto de la familia, de lo que le deberían agradecerle, considerarle o retribuirle por sus esfuerzos, o de que remuneración debería tener por sus sacrificios, o de cómo el estado, el empleador, su equipo de fútbol favorito o el clima deberían responder periódicamente para ver si la ensalada de su vida está sabrosa, o incomible; eso nos demuestra la absoluta futilidad de esto que llamamos vida y que no deja de ser una negociación absurda, perdida de antemano, porque quién puede pretender paz o deleite resultante de su interacción con tantas otras mentes tan o más frágiles o engañadas como la suya.

¿De dónde viene esta ignorancia? Los grandes seres espirituales a través de distintos ciclos planetarios nos llevan una y otra vez a que indaguemos esto: ¿quiénes somos realmente y quiénes hemos estado creyendo que eramos?

¿De dónde viene esta falsa creencia? ¿Esta falsa identificación con que soy mi ego, mi cuerpo, mi personalidad, mi rol, mis elecciones, mis moldes, mi pasado, mis miedos, mis deseos, mis opiniones, mis juicios, mis dogmas y mi forma continua de manipular y ser manipulado por el mundo?

Proviene obviamente de que no solemos escuchar la verdad que nos hubiera hecho ser libres ya hace rato, desde el comienzo de alguna de las tantas encarnaciones que llevamos cargando.

La trampa fascinante del mundo, la forma impecable e implacable en que está jugando sus cartas, es la de impedir que los seres despierten, atrapándolos en una maraña de ofertas y demandas, de sometimientos y soledades, de exigencias, culpas y sistemas de castigo o recompensa, por supuesto, siempre inalcanzables; pero con continuas promesas de esperanzas, última trampa mortal de la mente para sacarnos del único instante, maravillosamente real, en el cual todo este sistema externo del mundo puede colapsar en un suspiro, en el mismo momento en que ustedes puedan vislumbrar su verdad y saber que siempre fueron libres, aunque no se les dijo; que todas las liberaciones que buscaron, ya eran su estado natural, y QUE NO HABÍA QUE BUSCAR NINGUNA FELICIDAD AFUERA, PORQUE LA FELICIDAD ES LO QUE SIEMPRE SOMOS, SI TAN SÓLO PUDIÉRAMOS FUNDIRNOS EN NUESTRA VISIÓN INTERNA Y EXPERIMENTAR QUE TODO AQUELLO QUE ANHELAMOS ES UN PÁLIDO REFLEJO DE LO QUE YA SOMOS.

Amigos del alma, cada vez que puedan y lo sientan, tómense un instante en calma, no se fijen en objetos externos, y por objetos entendemos recuerdos o sensaciones que tengan que ver con este cuerpo, o miedos y deseos que este mismo cuerpo pueda tener; o por lo menos sepan que esos pensamientos que buscan el afuera, se van a ir yendo en proporción y muy rápido en cuanto llevemos la conciencia hacia nuestro corazón, y sepamos que no hay nada afuera, que no esté ya en nosotros, que todo lo que existe afuera, para que pueda existir necesita un sujeto que lo piense, que se enfoque en ello, ese sujeto es nuestra mente, y si vamos quitando la mente de esa conciencia limitada y externa, ¿a dónde  va a dirigirse? ¿en dónde va a posarse si dejamos de alimentar aquello que le es habitual, automático, rutinario? ¿a dónde va la mente que ya no puede correr detrás de tanta ilusión?

Esa mente va a dirigirse hacia el Ser. Hacia lo que somos. Deja de vivir de lo que no somos y se inclina en un acto de sabiduría amorosa ante el discernimiento de la verdad.

La verdad, ¿qué es la verdad? Indaguen sobre eso, amigos divinos, almas divinas en un cuerpo humano, encarnaciones del amor, como dicen los avatares, Vayan a su interior, fuera de ustedes no hay refugio, no pierdan tiempo buscando afuera lo que siempre fue su única naturaleza y esencia, una conciencia ilimitada, frente a la cual desaparece la pequeña miseria en la que estuvimos embarrados durante tantas vidas.

Es hora de despertar, es hora de amar, es hora de ayudar a despertar, sin dogmas, sin amenazas, sin imposiciones, sin condicionamientos, sin presiones, sin ruegos, sin cielos ni infiernos. Sólo con amor.

Amor, amor, amor. Eso es lo que somos y no podemos dejar de ser.

Toda una vida se resuelve en amor en este mismo instante.

Todo es Uno, todo es Amor, todo es Dios, todo es perfecto.

Gracias por existirrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Claudio María Dominguez