La meditación incrementa la capacidad de concentración

noticia publicada en el Diario Médico  

    Cuando una persona recibe información visual diferente en cada uno de sus ojos se suele distraer. No pasa lo mismo con algunos monjes tibetanos que han conseguido mantener su con­centración pese a que delante de sus ojos pasaban cientos de imágenes.

 

Un trabajo conjunto de científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, y de la Universidad de California en Berkeley, Esta­dos Unidos, ha comprobado que las técnicas de medita­ción y entrenamiento para el cerebro consiguen que las respuestas reflejas del cerebro sean anuladas. Los ex­pertos pudieron constatar que gracias a la meditación se puede superar la denomi­nada rivalidad perceptual, uno de los problemas que impide que una persona se concentre en un pensamiento.

La investigación, que se recoge en el último número de Current Biology, se realizó con el apoyo del Dalai Lama entre 76 monjes budistas ti­betanos cuya experiencia en la meditación oscilaba entre los 5 Y los 54 años. Además, tres de ellos se denominaban meditadores retreatis, ya que habían pasado más de 20 años aislados en las montañas. Todos realizaron distintas actividades para eva­luar y poner a prueba su ca­pacidad de concentración.

En una de las pruebas los monjes se colocaron unas gafas binoculares con las que veían dos imágenes distintas, pero simultáneas. Según los expertos, la respuesta "por defecto" del cerebro es alternar la atención que se presta a cada imagen a gran velocidad, lo que se denomina rivalidad perceptiva o visual. Sin embargo, los monjes lograban prestar interés a una sola imagen.

Los 23 maestros más en­trenados integraron un grupo al que se valoró el estado de su mente durante dos ejercicios concretos de me­ditación: la compasión (una contemplación sin referen­cias del sufrimiento en el mundo combinado con la emanación de la bondad) y un punto (el foco de aten­ción se mantuvo en un solo objeto, la mente estaba calmada y sólo perturbaban otras incidencias externas e internas). Todos lograban concentrarse una sola cosa o pensamiento y nada les distraía; es más, los más expertos se centraron en una única imagen por periodos de hasta doce minutos. Esto demuestra, según los investigadores, que el cerebro pue­de ser entrenado para anular una respuesta mental básica, ya que hasta ahora se pensaba que la rivalidad perceptiva era una respuesta involuntaria.

Más pruebas

Olivia Carter, de la Universi­dad de Queensland, en Aus­tralia, ha explicado que "los monjes han demostrado que son capaces de bloquear la información del exterior. Por eso sería muy positivo realizar más pruebas con técnicas de imagen para ver qué diferencias se producen en ese momento en el cere­bro de un monje':

. (Current Biology 2005. 15;11:412).