Un robot explora la pirámide de Keops   

 Estudio patrocinado por la National Geographic Society     

Su misión es descubrir qué se oculta al final de un conducto secreto que   nace de la cámara de la reina, empleará tecnología de punta para develar qué hay detrás de una piedra que   obstruye el camino. Esperan encontrar un libro sagrado o los tesoros del faraón.     

Una puerta cuadrada, tallada en una piedra caliza de tan  sólo 20 centímetros de lado y provista de dos pequeñas anillas de cobre es   la que, a 4500 años de haber sido colocada, aún hoy franquea el paso a todo   aquel que intente develar el último y más grande enigma que ha planteado a   los estudiosos la monumental pirámide de Keops.  

 Los secretos que esconde perduraron por siglos gracias a que llegar hasta ella es una tarea imposible para cualquier ser humano. La piedra se   encuentra calzada al final de un conducto de 65 metros de largo y 20   centímetros de lado que nace en el centro mismo de la pirámide, más   precisamente en la pared sur de la llamada cámara de la reina. Pero todo hace suponer que en un mes el enigma será resuelto. Quien habrá   de realizar la hazaña responde al apodo de Pyramid Rover (errante de la   pirámide), mide 30 centímetros de largo por 12 de ancho y su altura oscila   entre los 11 y los 28 centímetros. Este robot, equipado con tecnología   diseñada exclusivamente para esta misión, recorrerá los 65 metros del   conducto sur hasta toparse con la piedra . Una vez allí, desplegará modernos sensores y radares de penetración para   revelar qué hay detrás de la puerta y determinar si es posible abrirla.   Para ese entonces, sabremos si la piedra protege una cámara secreta (quizás   abarrotada de los tesoros de Keops), un conducto falso construido para   confundir a los saqueadores de pirámides, un libro sagrado o, en el peor de   los casos, una oscura y tibia nada .   

"Ni siquiera los mejores egiptólogos se ponen de acuerdo sobre qué es lo   que puede haber detrás de esa piedra", comentó a  LA NACION el doctor Zahi   Hawass, explorador residente de la National Geographic Society y director   del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Actualmente, este arqueólogo de 55 años supervisa el trabajo del equipo que   controla los movimientos que realiza el Pyramid Rover en su exploración   preliminar del conducto sur. Apretados en la sofocante cámara de la reina,   seis investigadores y técnicos monitorean las idas y venidas del pequeño   robot, que el 16 de septiembre próximo habrá de encontrarse "cara a cara"   con la misteriosa piedra.

   Teorías son lo que sobra.   Los conductos sur y norte de la cámara de la reina fueron descubiertos por   casualidad en 1872, y desde entonces su finalidad sigue siendo un misterio.   A diferencia de los conductos de la cámara del rey, que llegan hasta el   exterior de la pirámide (como posibles vías de ventilación), los de la   reina se detienen en su interior y sus entradas estaban selladas, por lo   que permanecieron de incógnito durante siglos. Recién en 1992, investigadores del Instituto Arqueológico Alemán en El   Cairo emprendieron la primera exploración del conducto sur. Se valieron   para eso de un robot que, tras recorrer 65 metros, se topó con un bloque de   piedra con dos anillas de cobre. Para mayor sorpresa, una estaba rota como   si alguien hubiera tirado de ella. Desde ese día, si hay algo que sobra son teorías sobre el conducto sur y su   misteriosa piedra. Para algunos, éste es simplemente un conducto de   ventilación, una hipótesis que no concuerda con el hecho de que estaba   cerrado en ambos extremos. 

 Para otros, se trata de un conducto de luz, o "estelar", que tenía por   objeto apuntar a una de las estrellas de la constelación de Orión. Quienes   apoyan esta teoría se basan en la creencia de que la disposición de las   tres pirámides en la meseta de Giza reproduce con precisión la posición en   la bóveda celeste de las tres estrellas principales de dicha constelación.   Pero también esta hipótesis hace agua: la exploración de 1992 reveló que el   conducto no es recto, sino que posee varios recodos que impiden que la luz   de una estrella acceda a la cámara.   "Es posible que el conducto haya tenido el propósito de servir de pasaje   simbólico al espíritu del rey, para que pudiese llegar a la barca solar que   lo transportaría al mundo de los muertos", opina Hawass, que cree que "la   llamada cámara de la reina estaba siendo construida para el rey, y el   arquitecto cambió de planes y la dejó sin terminar". De ser así, la piedra que se encuentra en su interior "podría haber sido   usada para pulir la piedra y fue olvidada allí cuando se decidió abandonar   la construcción de la cámara". Sin embargo, Hawass no descarta ninguna hipótesis: "También podemos pensar   que Keops escondió sus tesoros dentro de la pirámide, en alguna habitación   secreta. Incluso sabemos que este faraón escribió un libro sagrado para los   egipcios, pero nunca se pudo saber dónde está".  "Pienso que son todas estas cosas las que hacen de esto una historia   realmente interesante", concluye.   Sebastián A. Ríos      .  

 Tecnología de punta.   Revelar qué se esconde detrás de la piedra -o una puerta, para muchos   arqueólogos- que obstruye el conducto sur de la cámara de la reina es la   tarea para la que ha sido especialmente diseñado el Pyramid Rover, un robot   desarrollado por investigadores del laboratorio de inteligencia artificial   del Massachusetts Institute of Technology (MIT).   Esta versión a escala reducida del iRobot PackBot, que fue utilizado para   tareas de rescate tras el atentado del 11 de septiembre en el World Trade   Center, cuenta con un instrumental de última tecnología, único:   Un indicador de fuerza le permitirá detectar si la piedra puede ser movida,   y en qué dirección.  Con un sensor de conductividad determinará si las anillas de cobre están   conectadas al otro lado de la piedra.   Un transductor ultrasónico será usado para medir el espesor de las paredes   del conducto.   .   El radar de penetración de terreno (GPR) más pequeño del mundo le permitirá   obtener imágenes de una profundidad de más de un metro de las paredes del   conducto, y de lo que se oculta detrás de la piedra. Y mientras otros instrumentos pesquisan la piedra en busca de grietas o   aberturas mínimas, cámaras de video transmitirán por fibra óptica las   imágenes, que serán emitidas en vivo el 16 de septiembre por el National   Geographic Channel (en la Argentina, el 21 de septiembre, a las 22).  

La Nación

 

ESOTERISMO

CERRO URITORCO

OVNIS

CADENA DE SANACIÓN

GRANDES MAESTROS

CASOS EXTRAÑOS

ONDA POSITIVA

ORACIONES

PREDICCIONES

FORO ACTOS DE AMOR

ACTOS DE AMOR

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES

TUS ARTÍCULOS

NOTICIAS

HORÓSCOPO

CUENTOS

WEB DE AMIGOS

MISCELÁNEA

GNOSIS

TRADUCTOR

DIARIO DESPERTAR

MILAGROS

MENSAJE EN LA BOTELLA

REMEDIOS NATURALES

METAFÍSICA MADRID

RELAJACIÓN

PÁGINA PRINCIPAL

NOVEDADES