EL ZORRO

 por Fernando Gazmuri M.

A mi me encanta ir a pescar a algunas de las pozas que quedan cerca de mi casa, la verdad que junto con relajarme y degustar de algunos pejerreyes, tengo la oportunidad de observar los encantos de la naturaleza.

En una oportunidad estábamos varios amigos pescando, cuando a unos cien metros de distancia vimos aparecer un zorro, iba muy campante y confiado con una mota de lana en su hocico, supongo que la habría sacado de alguna cerca donde se acumula la lana cuando las ovejas intentan pasar, lo que más nos llamo la atención fue que aunque estaba tiritando empezó poco a poco a introducirse en el agua; para quienes no lo saben los zorros son de rulo y definitivamente no les gusta mojarse. Con calma metió al agua la primera pata, luego la segunda y así poco a poco fue entrando en el agua, debe haberse demorado una media hora en introducir su cuerpo completo. Cuando solo se le veía el hocico fue aun más lentamente hundiéndose hasta que llegó el agua a la lana y allí la soltó. Rápidamente salió a la orilla mientras la mota de lana se iba plácidamente flotando en el agua.

Nosotros intrigados le preguntamos a unos lugareños a que se debía el comportamiento de este animal y que sentido tenía, entonces nos respondieron que lo que estaba haciendo el zorro era despulgándose.

De esta acción puedo sacar algunas reflexiones, como por ejemplo cada uno de nosotros tiene pulgas en su cerebro: inquietudes, esperanzas, frustraciones que necesitamos dar a conocer a los demás, son pulgas que nos molestan, que no nos dejan tranquilo, que necesariamente necesitamos de una mota de lana para comunicarlas, necesitamos de algún medio para que llegue a la orilla y puedan ser transmitidas a los demás, claro que para ello es necesario sacrificarnos, ser creativos, ser pacientes porque como el zorro que con calma se fue introduciendo en el agua para darle tiempo a las pulgas para llegar a la lana, tenía frío pero no le importo, era de rulo pero valía la pena el sacrificio . Como se dice vulgarmente "hay que mojarse para cruzar el río". Cuantas veces no tenemos una necesidad imperiosa de comunicar, ¿cuánto estamos dispuesto a sacrificar por una buena comunicación?. A veces no nos es fácil decir lo que sentimos, por temor al ridículo o que el otro reciba a la defensiva lo que tenemos que comunicar. Entonces usemos la mota de lana, si las palabras no logran transmitir las pulgas que tenemos en nuestra mente, esa mota de lana puede ser una carta, un diaporama, un radioteatro, cualquier medio de comunicación en el cual tengamos tiempo para reflexionar al hacerlo y entregar lo que realmente queremos y que los demás tengan el tiempo para recibir y reflexionar lo que recibieron, y te aseguro que puede llegar a ser esta una forma de motivar una verdadera conversación sobre sus inquietudes, esperanzas, frustraciones y sueños Te dejo la invitación para que una vez que realices esta nueva manera de comunicarse puedan llegar a un dialogo directo, franco y sincero.... y juntos llegar a construir un camino mejor

 

 

ESOTERISMO

CERRO URITORCO

OVNIS

CADENA DE SANACIÓN

GRANDES MAESTROS

CASOS EXTRAÑOS

ONDA POSITIVA

ORACIONES

PREDICCIONES

FORO ACTOS DE AMOR

ACTOS DE AMOR

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES

TUS ARTÍCULOS

NOTICIAS

HORÓSCOPO

CUENTOS

WEB DE AMIGOS

MISCELÁNEA

GNOSIS

TRADUCTOR

DIARIO DESPERTAR

MILAGROS

MENSAJE EN LA BOTELLA

REMEDIOS NATURALES

METAFÍSICA MADRID

RELAJACIÓN

PÁGINA PRINCIPAL

NOVEDADES